Zonda: el viento de fuego

Inicio / Notas / Mitos y leyendas / Zonda: el viento de fuego

Por Rael

Sopla el viento Zonda, Huayrapuca, el viento de las brujas. Sopla salvaje, caliente y despiadado desde Mendoza hasta bien al norte, enloqueciendo a las aves, espantando a los animales, arañando el suelo y  turbando a la gente. Sopla bajando de la cordillera. Sopla y parece aullar. Y es un aullido dolido.

Es el aullido del hombre despiadado que se valía de su destreza y de una puntería privilegiada con el arco y la flecha, con la lanza y la boleadora, para matar pájaros y animales, más de los que necesitaba para alimentarse o abrigarse. Sólo por ambición y soberbia. Se llamaba Gilanco, hijo del pueblo Huarpe.

Pero la Pachamama, la madretierra, se cansa de quienes se abusan de sus dones, de su generosidad. Advirtió a Gilanco, pero éste la desoyó. Entonces, su furia se descargó en forma de viento que le quemó la cara al huarpe y sus remolinos se devoraron sus cenizas y su alma.

Aúlla el alma en pena del soberbio que desafió a la naturaleza. Sopla el escarmiento de la Pachamama para quienes no la cuidan.

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…