Salamanca: fiebre de sábado por la noche

Inicio / Notas / Mitos y leyendas / Salamanca: fiebre de sábado por la noche

Por Rael

Cuando se arma la Salamanca*, se arma la gran fiesta. No falta nadie: diablitos, brujas, hechiceros, adivinos, animales fantásticos y todo tipo de espíritus y almas en pena, se juntan para una bacanal en la que no faltarán los licores espirituosos y los momentos orgiásticos.

salamanca-mitos-y-leyendas-noroeste-noa-054-054online-argentina

Este variopinto aquelarre se lleva a cabo indistintamente en el monte o en el desierto. Es imposible precisar el lugar, aunque quienes están invitados saben bien a dónde tienen que ir. Pero hay que tener contraseña. Si no, la puerta ni siquiera se ve. Pero cuando se tiene la palabra clave, se accede a un largo laberinto que desemboca en el antro de la celebración.

Allí también se imparten enseñanzas para los más novatos: curandería, magia negra, daños y gualichos. Y hasta se enseña a dominar el lenguaje de los animales.

Y ahí está Satanás (o Mandinga o Supay… llámelo como usted prefiera) con su pluma, ya que si algún humano logra entrar, es para firmar un pacto con él.

Pero es difícil que un cristiano logre acceder a esta fiesta. Salvo que supere las pruebas de renuncia a su fe que en el laberinto le irán exigiendo los demonios y los bichos raros que andan por ahí. Si ves a alguien que no proyecta sombra, tené mucho cuidado: ése estuvo en una Salamanca. Y si estuvo, firmó.

El músico Sixto Palavecino dijo haber estado en una Salamanca y le preguntaron cómo hizo para superar las heréticas exigencias del laberinto siendo tan católico. El músico sonrió y respondió: es que entré por la puerta de atrás.

* Me suena… ¿algo que ver con la ciudad española? No. Pero sí. Esta creencia es heredera de la Cueva de Salamanca, un recinto en el que dictaba clases el mismísimo diablo.

Canción

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…