La Rastrojero: una camioneta gaucha

Inicio / Notas / Historias / La Rastrojero: una camioneta gaucha

Por Rael

Como sustantivo, en Argentina gaucho se refería a un hombre de campo que fue desapareciendo en su formato histórico, pero que nos dejó un adjetivo: gaucho es aquel que nos tiende una mano, que nos ayuda.

rastrojero-camioneta-industria-054-054online-argentina

La Ratrojero (“el camioncito”) nace en 1952 en un lugar curioso para ser un vehículo rural: la Fábrica Militar de Aviones. Allí decidieron aprovechar los motores de 2.500 tractores importados para crear una camioneta de diseño y fabricación nacional.

Nació con el ADN de la leyenda: esos motores eran Willys Overlan, los de los famosos Jeeps.

Se convirtió en una entrañable compañera de trabajo. Una herramienta fuerte y poderosa. Se la pensó como un vehículo manejable por los complejos paisajes rurarles. Y de ahí su nombre: capaz de andar entre rastrojos (desechos de las cosechas).

El primer diseño de la Rastrojero (obra del Ingeniero Raúl Gómez) era pura simpatía: carita redondeada, ojos saltones. Inolvidable. Y también practicidad para las tareas que la esperaban: sus guardabarros abiertos eran el mejor ejemplo. Pronto llegaron los motores Diesel (Bogward) y a sus prestaciones le agregó la economía. Pero también anduvo muy bien en la ciudad. Hasta llegó a ser taxi en Buenos Aires. En 1967 se cambió su diseño drásticamente y desde 1969 también hubo una version frontal.

Pero bueno, se sabe que la última dictadura militar se llevó puesta a la industria nacional, entre otras cosas. Y en 1980 la fábrica cerró. Y no porque fuera un fracaso: tenía el 80% del mercado de vehículos diesel.

Todavía se las ve, cada tanto, llevándose por delante al paso del tiempo. Modelos con 30 y 50 años de antigüedad. Que siguen haciendo gauchadas.


La foto principal fue tomada por el autor de la nota en el Museo de la Industria de la Ciudad de Córdoba. Las restantes son de cocheargentino.com.ar

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…