Patoruzú: la obra maestra de Dante Quinterno

Inicio / Notas / Historias / Patoruzú: la obra maestra de Dante Quinterno

Por Rael

Más de 80 años de vigencia. Decir que Patoruzú es el más popular de los personajes de la historieta argentina, no tiene nada de exageración.

El 18 de octubre de 1928 un aviso en el diario Crítica anunciaba: “Mañana debuta el indio Curuguá Curiguagüigua en Las Aventuras de Don Gil Contento“. Al darle la bienvenida, Don Gil lo llama Patoruzú: “Te bautizo con ese nombre porque el tuyo me descoyunta las mandíbulas“.

Dante Quinterno descoyuntaba mandíbulas por su talento. En 1924 (con 15 años) ya era ayudante del mítico caricaturista Diógenes Taborda. En 1927 publica diariamente la tira de Don Gil Contento, la cuna del personaje que lo consagró: el cacique tehuelche, dueño de media Patagonia y de una fortuna incalculable; un héroe de fuerza extraordinaria que no duda en entrar en acción cuando detecta una injusticia. Un personaje sin dobleces, sin debilidades que lo distraigan de su cometido justiciero.

A los dos días del debut del tehuelche, Quinterno deja el diario Crítica. Volverá en diciembre de ese año en el diario La Razón, en la tira Julián de Monte Pío, que en 1931 pasa a llamarse Patoruzú. En diciembre 1935 pasa al diario El Mundo, que, con su llegada, sumó casi 30.000 lectores.

El éxito era tal que Quinterno decide crear Editorial Universo en 1936. La revista Patoruzú, agotó los 100.000 ejemplares del debut en pocas horas. Durante 3 décadas vendió un promedio de300.000 revistas por semana[1]. Semejante éxito hizo que en los años 40, Patoruzú llegara a las páginas del diario neoyorquino PM.

Una fantástica galería de personajes rodean a Patoruzú: Isidoro (que también tendrá revista propia), Upa, Patora, Pampero, el coronel Cañones, Ñancul y una larga lista de villanos entre los que se destaca Mandinga (el mismísimo diablo). Y el exitoso flashback a la infancia de los dos personajes más conocidos: Patotuzito e Isidorito que también tendrán sus propias revistas.
La editorial llegó a contar en sus filas con un verdadero ejército de grandes dibujantes: Breccia, Blotta, Ferro, Raúl y Guillermo Roux, Lovato, Garaycochea, Montag y Caloi, entre otros. Todos trabajaban bajo la estricta y (muy) obsesiva supervisión de Quinterno, que no duda en ordenar rehacer todo un dibujo de su personaje por un detalle mínimo.

En 1942 produjo Upa en apuros, el primer dibujo animado en colores del país. Walt Disney quedó tan maravillado con el corto que tentó a Quinterno, sin éxito, para que trabajara con él.

Reservado, cultor del más bajo perfil, la vida de Quinterno es casi un misterio. La última entrevista la dio en 1931. Murió el 14 de mayo de 2003. Pero aún hoy se editan sus revistas con las aventuras y correrías de sus inolvidables personajes. Tiene más de 80 años, pero Patoruzú no parece querer jubilarse.

MÁS INFO

  • DATO: Un niño francés vivió en Argentina en los años de mayor éxito de Patoruzú. Ya adulto, recordará a este personaje que lo inspirará a la hora de dar vida a su máxima creación: Astérix. El niño, claro, se llamaba René Grosciny.
  •  [1] Para darnos una idea de lo impresionante de la cifra, vale tener en cuenta que hoy el diario más vendido de Argentina, Clarín, vende un promedio de 250.000 ejemplares diarios y la revista más vendida, Pronto, poco más de 100.000 por semana.
  • Imágenes oficiales cedidas por Los Tehuelches S.A. y el resto tomadas de los blogs Patoruzú web, Mundo Quinterno y Soretes Azules.
Película

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…