El origen de la frase “no quiere más Lola”

Inicio / Notas / El origen de la frase “no quiere más Lola”

Por Rael

Si se escucha o se lee esa frase, ya todos sabemos que se está señalando al que abandona una tarea por cansancio o por imposibilidad de lograr su objetivo o al que queda agobiado por los traspiés que le depara el destino. O, lisa y llanamente, a alguien que está en el límite último de su agonía.

En 1875 la empresa Bagley inició su historia en la producción de galletitas, con el lanzamiento de Lola. La nueva marca no sólo tuvo gran aceptación del público desde el inicio, además contó con un aval inesperado: el de los médicos.

Su cuidada elaboración, libre de aditivos artificiales, llevó a que sea recomendada para dietas livianas que debían observar los enfemos. También pasó a formar parte del menú de hospitales para quienes estaban internados.

Y cuenta la tradición que, por aquellos años, ante el fallecimiento de un paciente, alguien dijo “este no quiere más Lola“. El humor negro fue el padrino de una de las frases más vigentes en el habla de los argentinos.

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…