La Huella: una empresa que construye muebles e identidades

Inicio / Notas / La Huella: una empresa que construye muebles e identidades

Nota y fotos: Rael

El Borda es uno de esos lugares que, en general, resultan ajenos y distantes. Incluyendo miradas que van desde la indiferencia a la aprehensión, producto de prejuicios, estigmas y etiquetas que se quedaron pegoteados en nuestro ADN social. Se lo ha nombrado como asilo, hospicio, neuropsiquiátrico, hospital de salud mental, manicomio o loquero, según quién y cuándo. En su entrada hoy se lee simplemente Hospital José T. Borda.

Al escuchar hablar de La Huella, nos llamó la atención. Porque funciona ahí, pero sobre todo porque es mucho más que una actividad terapéutica.

Llego al hospital y me encuentro con Martín Abigador (uno de los colaboradores), que me acompaña hasta el pabellón donde trabajan, me muestra lo que hacen, me presenta a sus miembros.

la-huella-empresa-social-hospital-borda-054-054online-2

El origen fue la salud”. me cuenta Federico Bejerano, psicólogo social e impulsor de esta idea. “Son comunes los talleres para lograr reinserción, recrear los hábitos y darle autonomía a la persona. Pero una cosa es eso y otra es, ya en términos de derechos sociales,la búsqueda de dar un trabajo estable y efectivoAcá hay una actividad comercial que redunda en un beneficio económico para quienes lo integran”.

Se empezó reciclando y se pasó a desarrollar productos nuevos, diferentes, cada objeto es una creación” aclara Adriana Pérez, terapeuta ocupacional.

La Huella es un emprendimiento (una cooperativa social), que arrancó en 2006 y produce muebles y artículos de decoración a partir del reciclado de materiales. Desde 2008 ocupa un amplio espacio en uno de los pabellones del hospital, donde Junto a Federico y Adriana, compartimos unos mates y una charla que fluyó al ritmo de los ruidos del taller.

Nos fuimos desarrollando hacia una actividad sistemática, con carga horaria y autonomía, con menor dependencia de los terapeutas”.

La cooperativa social es una estrategia de reintegración que parte de una dimensión democrática, que implica que las decisiones son tomadas por la totalidad de los miembros”.

Lo comercial es un factor que lleva a una reconstitución de la red social por excelencia. Cuando éramos tribus primitivas que peleábamos unas con otras, el comercio era la zona donde se volvía a reconstruir lo social y se intercambiaban mercancías y conocimientos.  Poder comerciar es poder estar de vuelta. Te certifica”.

También entra en juego el rol del estado. Ofrece el lugar físico ocupado por La Huella, hay políticas públicas de inserción y becas, pero también una lógica burocrática de la que conviene mantenerse a prudente distancia: “si hacés todo por el estado, te termina condicionando. Nosotros decimos: un poco de estado sí, pero también autonomía.”

Llega Oscar, uno de los talleristas y Adriana lo presenta como el presidente de la cooperativa, pero él acota: “un laburante más”.

“Arrancamos juntos, en un espacio muy chiquito, era un pasillo”, se pone a contar Oscar. “Y fue creciendo. Y está bueno, porque cuando pasa el tiempo, uno puede brindar una ayuda a los demás. Entender al otro, para que el otro sirva, se sienta cómodo, trabaje, esté satisfecho… Y bueno, en eso estamos.” Y, como un laburante más, nos dejó y se puso a trabajar.

Pero algo quedó flotando en el aire y Federico lo recoge: “¿Cuál es el lugar que uno ocupa en la sociedad? Oscar dijo ‘era un pasillo’. Ahora estamos acá. Habitar un lugar es habitar una identidad. Y la idea es construir un nuevo lugar social para no quedar solamente en el lugar de una persona que es atendida. Porque ése también es un lugar. Por ejemplo, una persona comete un delito, paga su deuda con la sociedad y construye su identidad desde ahí, como presidiario, luego expresidiario. Si eso se encarna, la persona no se reintegra porque queda con ese estigma.  Cómo perforar esas identidades es una cosa muy compleja”.

la-huella-empresa-social-hospital-borda-054-054online-1

“Hay una nueva ley de salud mental. Para eliminar el estigma, se deja de usar la palabra ‘paciente’. Hablamos de usuario del servicio de salud” explica Federico. Y aclara Adriana: “pero acá no son usuarios, hablamos de talleristas”.

Sillas, mesas, percheros, repisas. Muebles y accesorios con diseños creativos y originales. Cotidianeidad de autor.

“Nuestros productos surgen de un juego, una improvisación. Lo que lo hace divertido y placentero. Eso también hace a la identidad”.

En las últimas décadas hubo un gran avance en los paradigmas de abordaje de la salud mental. De la reclusión, los tratamientos violentos y el abandono a la reconstrucción de la identidad y la integración. Sobre todo en la teoría. La práctica, se sabe, suele tener un andar más lento y torpe, tropezando con la realidad, chocando con desidias y resbalando en decisiones políticas, presupuestos y “olvidos”. Pero empujada por proyectos como este, que, con trabajo y esfuerzo, buscan llevarla por el buen camino.

MÁS INFO

¿Cómo se puede colaborar con La Huella?

Básicamente, comprando sus productos, que se pueden ver en su página de Facebook.

¿Necesidades? materiales, muebles en cualquier estado. Nosotros no compramos nada, salvo las pinturas. La idea es no ir a una maderera, no talar más árboles. Nuestro insumo es la madera que nos donen. También hierro. Elementos de tapicería. Todo puede ser usado”.

Mapa

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…