Sumergirse en la magia: buceo en Puerto Madryn

Inicio / Patagonia / Chubut / Sumergirse en la magia: buceo en Puerto Madryn

Por Martín Abigador
Para visitar Península Valdés decidimos parar directamente en Puerto Pirámides un lugar más tranquilo donde se puede vivir la experiencia patagónica muy conectado con la naturaleza y sus habitantes.

Surgió la idea de hacer buceo y qué mejor lugar para hacerlo que Aquatours, así que había que ir a Madryn.

Iniciás el día en la ruta, con paisajes interminables de la estepa de Chubut, en el camino entre Puerto Piramides y Madryn, entre guanacos y choikes, música rutera y algo para picar en el viaje. La libertad es absoluta.

Llegué y Helga me esperaba con un traje de neoprene que prometía protegerme del frío de estas aguas chubutenses (cumplio más que bien). Al ratito me encontré caminado por la playa al encuentro de la embarcación que venía por un compañero y por mí para hacer el bautismo de buceo.

Nos subimos a la barquito de Aquatours tripulado por Cristian y el Beduino, con música de los Stones en los parlantes y muy buena onda, nos metimos mar adentro hacia el lugar que exploraríamos.

Mientras tanto Cristian nos explicaba cómo respirar, manejar la presión y algunos otras claves que hay que saber debajo del agua.

El beduino nos contaba que le pusieron ese seudónimo porque cuando empezó a bucear se perdía en el desierto debajo del mar, y que de vez en cuando encontraba alguna restinga o pequeño arrecife poco explorado gracias a su desorientación en el mundo submarino.

Llegamos y fui quien primero entró de lleno en el mar para bucear, bajando empezas a ver toda la flora y fauna que existe en las profundidades y que es invisible desde la superficie.

Vimos meros y salmones de mar, cangrejos, y muchos moluscos pegados a la restinga (el suelo marino de un origen que se remonta a millones de años atrás en esta zona, que en algunos sectores queda expuesto con la marea baja). La percepción de nuestro propio cuerpo cambia por completo allá abajo, moviéndonos con la suavidad de la danza de las algas en medio de un silencio tremendo y fascinante. Al rato encontramos las increíbles estrellas de mar, que ahí abajo, en su medio, sorprenden como si nunca hubieras visto una. Y si bien habíamos hecho snorkel rodeados de lobos marinos, no deja de ser bienvenida y maravillosa su compañía durante el buceo, verlos curiosear lo que sucedía y lo que hacíamos, nadando rapidísimo entre nosotros y con una gracia y belleza inimaginables cuando los ves reptando torpemente en las playas.

Emerigimos y volvimos al barco felices, con la certeza de haber vivido una experiencia única e inolvidable. Sin dudas.

Video
Mapa

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…