Bariloche, Villa La Angostura y chocolates

Inicio / Nuestros Viajes / Bariloche, Villa La Angostura y chocolates

Nota y fotos: Darío y Germán Dress

Me esperaban 22 horas de micro, pero como sabía que el destino era Bariloche, me olvidé de todo y ya empecé a disfrutar del viaje mirando los paisajes por la ventanilla. Cuando llegué, unos amigos locales me invitaron a comer y a una partida de póker. La pasé bárbaro y los $50 pesos que aposté me duraron hasta la mesa final, lástima que después me limpiaron.

Al otro día, bien tempranito, fuimos a hacer canopy, algo que nunca había hecho. Recorrimos 1500 metros a lo tarzán, sostenidos en las alturas por cables metálicos con 10 paradas entre las copas de los árboles. Llovía un poco, pero volar entre las ramas fue algo espectacular, el viento que me pegaba en la cara y el paisaje que tenía a los costados me hacían olvidar que me estaba mojando todo. Nos divertimos mucho y el grupo de gente que se había formado era genial!

¿Cuantas veces te imaginaste estar en un lago rodeado de montañas y bosques donde abunda la naturaleza? Yo varias veces. Y ahí estaba, en el Lago Gutiérrez, a punto de empezar una remada en kayak.

Con la felicidad y la emoción que tenía remé como perro hasta darme cuenta de que la imaginación se hizo realidad y me encontré con un paisaje totalmente relajante. Me sentía un afortunado. Éramos varios dispersados por el lago, entre remada y remada, buscaba la dirección del viento para ir más rápido, estaba como loco. Al final nos juntamos en una playita para descansar, tomar unos mates y acompañarlos de unos riquísimos alfajores. Con el lago tan cerca queríamos darnos un chapuzón, la sana tentación de sambullirte en el agua transparente fue irresistible, a pesar de que estaba congelada.

Nos había gustado tanto el agua de estos ríos que al otro día nos fuimos a hacer rafting al Río Manso, que de manso tiene el nombre nomás… qué bueno que estuvo!!! Unos rápidos de aquellos, en algunos momentos parecía que entrábamos a un lavarropas, tanto fue así que en uno tuvimos que hacer “Hide Side” (ir de costado en la balsa), fue tan sorprendente que nos dimos vuelta, ese chapuzón de agua fría nos dió la dósis extra de energía para seguir a full, cada vez que atravesábamos un rápido gritaba de emoción y alegría. Un sueño el paisaje que recorrimos, hay tanta vegetación y tanta vida en ese lugar que buscás el hueco del cielo para poder saber donde estás. A nuestro regreso nos recibieron con un asado de película en medio de la naturaleza.

Unos días los pasamos en Villa La Angostura, otro gran lugar que no podíamos dejar de visitar. Lo primero que hicimos fue el bosque de arrayanes, muy diferente a cualquier bosque, el color de los troncos le da mucha vida al lugar. Dicen que este mismo bosque inspiró a Walt Disney a recrear la famosa película “Bambi”. Las opciones para llegar eran varias, en bici, a pata o en barco, pero pintó el barco a la ida y el regreso caminando. Mucha vegetación y vistas increibles en esos 13 kilómetros a pura caminata, un ejercicio que te deja las piernas adormecidas… para no perdérselo!

Al otro día pasamos de las 4 patas a las 4 ruedas. La idea era salir a cabalgar, pero como los caballos no estaban pintó el cuatriciclo. Y como había llovido, la sensación fue de rally, saltando rampas, atravesando charcos y embarrándonos hasta el cuello… una risa todo el tiempo. La jornada terminó con un intenso torneo de metegol.

De regreso en Bariloche, y sin descanso alguno, nos fuimos hasta el refugio Neumeyer a hacer un inesperado trekking. Fue de locos, porque aunque ya estábamos en época de calor, aún había nieve, así que nos calzamos las raquetas y salimos. Las caídas fueron incontables hasta que más o menos dominamos los pasos… mucha risa. La meta era hacer cumbre, pero era tal el viento que fue imposible, aunque no dejamos de impresionarnos con las vistas panorámicas. Almorzamos a orillas de un lago y de regreso nos tomanos un súper chocolate caliente en el refugio.

Al parecer, Germán necesitaba descargar más adrenalina aún, así que esa misma noche se fue con 4 brasileras, que estaban en el hostel, a uno de los tantos boliches de Bariloche. Volvió destruido… pero con una sonrisa de oreja a oreja.

Después de una semana agitadísima, nos fuimos a pescar con mosca al río Pichi-Leufú. El día era espectacular y el lugar ni hablar, una tranquilidad única, justo lo que necesitábamos. Nos pusimos el traje impermeable que nos llegaba hasta el ombligo y nos metimos al agua, Martín, el guía de buenísma onda, nos enseñó la técnica y al toque le agarramos la mano. No pasó mucho que una trucha picó la mosca, la sonrisa se me dibujo automáticamente y ya estaba tranquilo de que virgen no me iba (obviamente devolvimos las truchas al agua). Cuando llegó el mediodía armamos una picadita con cerveza, quedamos para la siesta, yo me tiré unos minutos al pasto mientrás Germán prácticaba el tiro con la caña. Fue un día maravilloso, la pasamos de 10… era la primera vez que pescábamos con mosca, muy bueno!!!

Ya era el último día y nosotros no parábamos. Nos fuimos a un lugar en medio de la nada por la Ruta 40 que estaba espectacular… ideal para pasar el día y hacer de todo. Al principio caminamos bastante por todo el lugar rodeando el lago, árboles por todos lados, montañas de fondo, al final nos encontramos con una cascada, lástima que no teníamos mallas sino era fija que nos dábamos una zambullida. Más tarde pintó el asado, Gustavo hizo una carne que fue para chuparse los dedos. Después de una minidigestión, el lago se hizo desear y dimos unas remadas en kayak. La pasamos bárbaro… una tarde ideal de aventura y relax para despedirnos.

Los últimos momentos los aprovechamos para pasear un poco por el Centro Cívico, no podíamos irnos de Bariloche sin chocolates, era la prueba de que pasamos por allí!

MÁS INFO

Mapa

San Carlos de Bariloche

Guía de Viaje
  • Alojamiento en Bariloche: Tango Inn Hostels & Hotel.
  • Alojamiento en Villa La Angostura: La Angostura Hostel.
  • Agencias y Excursiones:
    • Extremo Sur Rafting (San Carlos de Bariloche).
    • Quetrihue Viajes (Villa La Angostura).

¡VIVÍ #TUEXPERIENCIA!

También te puede interesar…

Tu comentario…